TRANS Y LESBIANA

Documentales, películas, noticias, historias públicas,… todo ello y mucho más nos lleva a una conclusión: Incluso las personas transexuales, somos heterosexuales.

Yo era pequeña, tendría unos 14 años y vivía en un mundo en el que mi primera intención era sobrevivir, pero una persona no sobrevive saliendo al exterior. Corrían los años 90 y, si querías sobrevivir en un entorno hostil, tu única solución era meterte en un armario, cerrar la puerta y tirar la llave al más profundo de los abismos insondables, además, si podías hacerte creer a ti misma que eras lo más “normal” posible pues mucho mejor, ¿no?

Era un fin de semana normal y yo vivía en un mundo hostil, como el que describí en el párrafo anterior, yo sabía que no era alguien como el resto de quienes me rodeaban y comencé a ver un documental por televisión, hablaba sobre la transexualidad y, curiosamente, todas las personas transexuales que aparecían en el eran heterosexuales o, dicho de otra manera, en su vida como “personas normales” eran homosexuales… ¡un momento! ¿Eso me está pasando a mí? ¡No puede ser! si a me gustan las chicas ¿yo transexual? ¡Imposible!…ya puedo respirar tranquila. Como diría Joaquín Sabina: “y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido”. Sin embargo, ya tenía una razón para sobrevivir en un mundo hostil donde se marcaba lo que era normal a base de golpe e insulto, asunto solucionado y a otra cosa.

Pasemos al día de hoy: Hoy, seguimos viendo muchos documentales, muchas películas, muchas noticias y muchas historias publicas donde se nos enseña que es la normalidad y como vivir en ella. Aun, en el 2016, escucho cosas como: “¿Trans y Lesbiana? Anda, vete a quedar con otra…” increíble pero cierto, nuestra sociedad nos sigue llevando a la opresión y todos los días oímos aquello de: “No, si estamos mucho mejor que hace 20 años”…claro, y seguro que mejor que hace 30…pero las mentalidades no avanzan tanto como avanzan los años y eso es preocupante, si las mujeres transexuales aun ocupamos un peldaño inferior a los hombres transexuales, cuando, además de trans, eres lesbiana además te vuelves invisible, invisible para un mundo incrédulo, para un mundo hostil que, obviamente, lo es menos que antes pero en el que seguimos siendo una minúscula e invisible parte. ¿Porque? Sencillo, si eres lesbiana, te puede costar salir del armario, pero si además eres transexual aunque salgas, corres el riesgo de que te nieguen tu identidad, a parte de todos los problemas que, en la sociedad actual, conlleva el hecho de tener una identidad trans.

Tenemos que visibilizar y somos las responsables de ello porque así nos ha tocado, no vivimos en un mundo ideal donde todo se da por sentado y eres una más dentro de una sociedad integradora. Seguimos viviendo en un mundo donde si no te defiendes, si tu no sales a la luz y muestras que la vergüenza no existe, que no eres valiente por reivindicarte sino que eres una persona que vive como es, te expones…¿A qué te expones? A una cosa que, en este mundo es tan obvia como desconocida: LA IGNORANCIA DEL SER HUMANO.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s