POLITICA Y PERSONALMENTE

Buenas tardes, me llamo Izaro, nací hace 36 años en el hospital de Cruces en Barakaldo y, cuando eso ocurrió, se me diagnóstico con el sexo masculino, aun siendo yo una mujer, mujer con pene, cierto, pero no por ello menos mujer que el resto.

Alguien que lea esto podrá decir: esta ya nos está contando la historia de siempre. Nada más lejos de la realidad, mi intención hoy es explicar porque, aun siendo una mujer como cualquier otra, me catalogo, por decirlo de alguna manera, como “mujer transexual”.

Realmente es muy simple, por suerte o por desgracia, hace unos meses salí a la luz como la primera mujer trans que debutaba en España como jugadora de fútbol sala, no lo busque pero así fue y así salió. Esto me llevo a estar en la luz pública y a decir que esto es un deporte para todas y todos, que no hay persona que deba de dejar que se le diga donde tiene que jugar, ni cual es su sexo puesto que eso es algo muy personal.

En ese momento de mi vida, adquirí un deber que está por encima de lo personal, un deber político, para poder demostrar y gritar al resto de personas trans que ell@s también podían y que, cuando hay un muro, con constancia y una cuchara se puede derribar, no se si lo logré, pero hoy lo quiero seguir intentando y no lo hago por mi, sino por esa gente que duda y que no sabe que hacer, esa gente que se siente despreciada por “familia”, “amig@s”,instituciones, etc.

Por todo eso, soy una mujer transexual, porque en este mundo, por suerte o por desgracia, no sólo estoy yo, hay más gente y, a lo mejor, esa gente necesita ver que una don nadie, de un pueblecito de Bizkaia y que trabaja como ella para ganarse la vida, ha conseguido algo que esa persona anhela y, si Izaro ha podido, ¿porque narices yo no iba a poder?

Por esa razón, aun a sabiendas de que soy una mujer como cualquier otra, me declaro mujer transexual porque aparecer es la única forma de que se nos tenga en cuenta, porque estar es la única forma de permanecer y porque no conozco a un solo colectivo que sin estar y permanecer en la historia, haya conseguido sus retos y, aún más importante, sus derechos fundamentales.

Hoy en día, las personas transexuales, no somos libres, no tenemos los mismos derechos, no se nos trata igual y se nos discrimina porque la gente ignora muchas cosas sobre nosotras y nosotros. Por ello, sólo hay una manera de conseguir que todo el mundo nos conozca, que todo el mundo sepa y que todo el mundo aprenda para hablar con conocimiento y, esa forma, no es escondiendonos y esperando que nadie nos reconozca, esa forma es buscando la visibilidad, reclamando nuestros espacios y saliendo a la calle como quienes somos y no como quienes quieren que seamos.

Debido a todo eso, y mucho más, soy una mujer transexual como identidad política, sin dejar de ser una mujer, como cualquier otra, como identidad personal. Porque considero que, en Abril de 2016, adquirí un deber político que es muy importante de cumplir.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s