LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER ELLA

Había una vez una niña que no era feliz, se miraba en el espejo y no podía soportar lo que veía, no se sentía como el resto y no podía ser feliz consigo misma. Lo peor era que no sabia que le estaba pasando.

Un día, cuando fue creciendo, descubrió que lo que sentía no era algo solo suyo, pudo encontrar la respuesta a lo que le estaba pasando, pero prefirió tratar de ser feliz sin contar ese sentimiento que le nacia del fondo, más profundo que su corazón, incluso, provenía de su alma y estaba sujeto a ella como si, el día que la crearon, ya estuviera ahí.

Su vida siguió y esa niña, dejó de ser tan niña para crecer y convertirse en una mujer, una mujer insegura y temerosa de la vida. Siguió viviendo porque eso era lo que había que hacer y porque quería ser feliz, tal y como era por fuera, sin contar lo que tenia atado a su alma. Creció, se comprometió, hizo y trato de hacer cosas con su vida, cosas que la alegraban pero que no la llenaban porque el vacío era tan grande que ni todas las aguas de los océanos podrían llenarlo.

Así continuó, hasta que ese vacío tan profundo se fue adueñado de ella y todo lo que, hasta entonces, tena sentido empezó a dejar de tenerlo. El vacío, se convirtió en oscuridad, la oscuridad, en una inmensa pena que la invadía y de la que no podía escapar. En ese momento, supo que no podría ser feliz, que no podría ser normal, porque nunca lo había sido y supo que su vida, como hasta ese momento, había acabado.

Cuando todo parecía perdido, en el momento de mayor oscuridad, aquella niña que luego se convirtió en mujer, busco en lo más profundo de su alma para conseguir la esperanza de poder ser ella para el mundo y no la mentira que había sido, hasta ese momento. Buscó ayuda, se rodeo de amigas y amigos, encontró medios para poder aprender a aceptarse y, por primera vez en su vida, todo cobró sentido y, lo que era oscuro, empezó a ser cubierto por una luminosidad que abarcaba su horizonte, habían pasado muchos años, 33 años de su vida, pero ahora podría empezar a vivir siendo ella misma y no quien el mundo quería que fuese.

No todo podía ser de color de rosa, a pesar de que su mente empezaba a curarse, su cuerpo seguía enfermo, seguia provocandole dolor verlo, rechazo el sentir ciertas cosas, ahora podía expresarlo pero ¿y que? Todo seguía como antes y, entonces, la medicina le dio una solución, los médicos tenían la fórmula de su felicidad total, esa felicidad a la que toda persona aspira y que tanto cuesta conseguir pero que estaba al alcance de su mano.

Se cambio de nombre, el anterior no era tan suyo cómo este nuevo y no quería seguir con el. Los médicos que la iban a ayudar, sin embargo, la juzgaron, hicieron que sintiera rabia, dolor y ansiedad, pero siguió adelante. Le empezaron a dar medicinas que podrían hacerla cambiar, por fuera, tal y como había cambiado por dentro, sin embargo, todo eran esperas, los meses pasaban y las situaciones difíciles seguían, no se podía quitar esa sensación de que no era como las demás y, lo peor, de que no le dejaban serlo, de que ese calvario no terminaba nunca, primero eran 3 meses, luego 6, luego otros 6 y nunca terminaba, sentía que no importaba y que nadie podía entender lo que le pasaba tanto a ella como al resto de personas como ella. No sólo era eso, todo el mundo se creía con el poder de opinar, comentar y juzgar, aun sin saber y, aunque se hacía la fuerte, le afectaba…vaya si le afectaba…pero el resto no podía dejar de hacerlo, ya que no conocían las consecuencias de lo que estaban haciendo, ni el daño que le provocaban.

Decidió seguir, una vez más, buscando ese horizonte que primero ella se negaba y luego no le dejaban alcanzar, ponerse su armadura, coger un gran escudo y pelear de nuevo porque, aunque la guerra era muy dura, había que seguir en pie, no podía permitirse el lujo de claudicar. Aunque el dolor no terminaba…

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s