EL SENTIDO DE LA GUERRA Y LA AMENAZA

Una vez más y ya van meses, me levanto en guerra, dialéctica (de momento) pero, a fin de cuentas, guerra. Como todas las guerras, esta no distingue entre sus contrincantes aquí se trata de disparar a todo lo que se mueve, de tachar a toda persona de lo que cada parte quiere además de mezclar y hablar en nombre de otras personas sin escucharlas.

Una parte amenaza a la otra, la otra ataca ferozmente y, mientras, el verdadero enemigo se frota las manos y come unas palomitas mientras nos despellejamos las unas a las otras. De un lado está las Queer y las transgenero (las mujeres transexuales se supone que no pero nos caen ostias cada día así que es lo que hay. Entrar en las redes sociales y leer lo que hay cada día es poco menos que preocupante, cualquier día esa agresividad puede derivar en algo más serio y entonces igual nos pensamos si es mejor debatir o imponer, personalmente, me afecta, me ataca los nervios y me entristece sobre todas las cosas porque, si ya tenía mucha dudas sobre la existencia de la empatía, creo que ha muerto del todo ya.

Me hace mucha gracia cuando está gente Queer se empeña en invisibilizar al resto de personas o cuando se dice que el sexo, igual que el género, se puede cambiar cómo quien cambia de camiseta. También cuando una mujer transgenero se piensa que puede entrar en espacios de mujeres con su traje y corbata porque, como se considera mujer, nadie tiene derecho a impedirlo o cuando quieren boicotear cualquier evento informativo sobre la regla, cáncer de útero, etc porque lo consideran transfobo ya que no incluye a las mujeres trans. Pretenden que nos quedemos calladas ante eso y que dejemos que se nos pisotee sin ningún pudor o que ocurra algo peor cuando se apruebe una ley sobre que cualquiera que “se considere mujer”, solo con decirlo, pueda acceder a un baño o vestuario de mujeres y hacer de las suyas. Que tengo muy claro que todos los hombres no son maltratadores o violadores pero los hay que si y su retorcida mente es capaz de hacer cualquier cosa para acceder a nosotras, a parte de que legislar sobre quién usa unos vestuarios es como hacerlo sobre con que dedo nos tenemos que hurgar la nariz, son cosas de sentido común.

También podemos empezar a hablar de los motivos por los cuales es transfobo el hecho de hablar de coños, úteros o de la regla solo porque las mujeres trans no podemos tenerla y de porque un cartel sobre la gestación subrogada en el que aparece la silueta de una mujer embarazada también lo es. Nos duela o no, somos una minoría y, como tal, debemos de respetar que la mayoría tenga luchas que no podemos ni debemos invisibilizar solo porque no entramos en ellas. Nos olvidamos de lo que es el NOSOTRAS porque cada cual tiene un ego y, oye, eso es lo importante y, si alguna mujer no lo entiende la llamamos transfoba, TERF o lo que se tercie porque aquí lo importante no es entender sino atacar y, lo más importante, victimizarme porque así igual hacen caso a mis reivindicaciones, esas que en esta sociedad solo se saben defender atacando…

También está el problema en el que nos meten a las mujeres transexuales. Una parte lo hace banalizando, diciendo que yo puedo elegir mi sexo y si mañana quiero pues elijo otro. Todo eso sin entender que muchas de nosotras hemos luchado años por seguir como nos catalogaron al nacer y no hemos podido. También me hace gracia cuando dicen que la biología no importa sin entender que nosotras, precisamente, esos procesos biológicos son los que no podemos soportar…preguntale a un hombre transexual a ver si le importa la regla o a una mujer transexual si le soporta algo como una erección y después comentamos lo de los procesos biológicos y si podemos elegir ser lo que somos o no. Hasta he leído a transgeneros y Queers quejándose porque el hecho de que nos operamos les oprime (JAAAAA) porque no es necesario y se puede vivir con ello…

También, por la otra parte, está el hecho de que nos cataloguen como “hombres que se sienten mujeres” o “mujeres que se sienten hombres” porque no es así. Como el otro día decía un comentario de los más acertados que he leído, la Biología es una ciencia y, como tal, se puede discutir o cambiar, lo que hoy es blanco mañana puede ser gris o morado y, siempre que algo se investigue, se puede probar que no es así. Nosotras SOMOS MUJERES y los hombres transexuales SON HOMBRES, cualquier cosa que discuta ese hecho es una tremenda falta de respeto y una carencia de conocimiento brutal de lo que es y significa la transexualidad. Hay hombres transexuales que no se operan porque perderían cualquier sensibilidad genital y eso no los hace menos HOMBRES, igual que hay mujeres transexuales que tampoco lo hacen porque pueden tener ese mismo miedo, incluso conozco otras que no pueden tomar hormonas porque son alérgicas a la lactosa y, no por ello, van a dejar de ser MUJERES. Otro punto importante es que nosotras y nosotros, aunque parezca mentira (ironía), también tenemos nuestra orientación sexual y podemos ser heterosexuales, gays o lesbianas sin que tengan que catalogar nuestra orientación sexual como una percepción como somos MUJERES, nos pueden gustar otras MUJERES y por ello podemos ser lesbianas (no os imagináis lo que puede costarle a una persona transexual el aceptar una orientación sexual, cuando no es la que se espera).

En contraposición también está la parte en la que ciertas mujeres TRANSGENERO se sienten discriminadas por las lesbianas porque dicen que, si nos gustan las mujeres, también nos tienen que gustar los penes de mujeres trans (?????), ¿Me lo estas diciendo en serio? Una de las cosas que NO NOS GUSTAN a las lesbianas son los penes y lo siento pero, como he dicho antes, a mi tampoco me gustan así que, quien quiera, puede llamarme TERF o Transfoba o lo que se le salga de las narices pero es así y ese hecho no va a cambiar, tampoco creo que a un gay le guste el hecho de estar con otro hombre con vulva por muy hombre que sea.

Las mujeres transexuales no somos socializadas cómo hombres, la socializacion depende de muchos factores y nuestras propias experiencias nos lo impiden, a parte, si hablamos de nuestra socializacion, deberíamos de hablar también del lugar del mundo donde vivimos, nuestra educación y muchos más factores. Es muy triste que se nos vaya llamando hombres, dependiendo de una reacción ante cualquier comentario, máxime cuando he visto a otras mujeres ser muchísimo más agresivas ante comentarios de lo que yo lo he sido nunca con mi “socializacion masculina” a espaldas.

Por último podemos hablar de la diferenciación entre sexo y género que si, bien es cierto, que lo segundo es un constructo social, lo que realmente nos afecta a las personas transexuales es lo que ocurre en la pubertad y las transformaciones, a parte de las reacciones, de nuestro cuerpo son lo que realmente nos duele y no el hecho de vestirnos, ponernos tacones, maquillaje o lo que sea, eso sí es producto del género pero lo otro no y es lo que se trata de eliminar con el tratamiento hormonal y la cirugía. Si el género como tal, fuera eliminado por completo, nosotr@s seguiríamos demandando esos servicios médicos y es lo que parece que la gente no entiende.

En vez de convivir y de ponernos un poco en el lugar de otras personas, solo nos atacamos, nos humillamos y nos creemos con la razón absoluta y universal solo porque hemos interpretado que nuestras referentes decían una cosa que, a lo mejor, ni estaban diciendo. Lo mejor es sobreponerse pisoteando porque esta demostrado que, en este mundo, es el método que impera. La empatía ha muerto hace unos meses, ya solo nos queda el odio puro…

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s