CUANDO L@S ULTIM@S, NUNCA SON L@S PRIMER@S…

¿Que significa ser última en una carrera popular o un Triatlon? ¿Porque resulta “cargante” el hecho de llegar en la cola de esos eventos? ¿Se podría hacer algo para evitar esa carga? ¿Hay excepciones? Esas son varias de las preguntas que me vienen a la cabeza cuando hablo de carreras populares y de últimos puestos, no se si son las que se hace la gente pero si se que pudieron ser las que me hicieron que, en un momento de mi vida deportiva, dejara el correr para centrarme en otros deportes.

Yo no siempre he sido del vagón de cola, antes de empezar mi tratamiento hormonal mejoraba, hacia buenos tiempos y era de las que andaban por la mitad de las carreras y, debido a eso, no observaba las cosas que veo ahora. Antes corría, llegaba, cogia mi camiseta y mi avituallamiento, me iba a duchar y para casa, sin embargo, llego un momento en el que, ese tratamiento, evitó que pudiera rendir, mis tiempos corriendo bajaron más de 1 minuto por kilómetro, cosa que para alguien que antes andaba entre 5 y 5:30 el kilómetro era mucho, tanto en desgaste físico como mental. En ese momento, empecé a ver cosas: vi carreras con un trato exquisito hacia tod@s, en las que no habia ninguna distinción entre quienes llegaban por la mitad y quienes llegábamos en la cola pero, por desgracia, eso no era lo común, lo normal era lo contrario, que las continuas faltas de respeto se fueran sucediendo por parte de organizaciones, voluntari@s (pocas veces pero tambien), etc…eso significa ser última en carreras populares, aguantar muchas cosas que no tiene que aguantar el resto, por ejemplo.

Mi primer último puesto fue en la carrera Arrasate-Oñati. Esta fue una de las excepciones, allá por octubre de 2015, tenia al coche de cola esperando a que yo pasara para quitar conos o puntos de kilómetraje (yo iba a más de 5 minutos de la anterior clasificada), no solo eso, sino que cada vez que pasaba por delante mio, empezaba a aplaudirme y animar, lo que hizo que este primer último puesto, no me supiera a tal. Sin embargo, esta no fue la tónica general, de ahí en adelante, empecé a ver como era imposible tener camisetas de mi talla al llegar a meta (en los 10 kilómetros de Barakaldo, una voluntaria me dijo, textualmente, “haber llegado antes” solo por quejarme de que me daban una camiseta enorme en vez de la talla de camiseta que había elegido al inscribirme), también me abrían el tráfico por detrás (San Antontxuko Herri krosa de Mungia, en el que iba con una fila de coches pegados al culo y algunos hasta pitando o en los 10K de Castro Urdiales donde hubo un voluntario ayudando a aparcar a una caravana mientras pasábamos l@s últimos 4 clasificad@s por ahí) o simplemente me quedaba sin avituallamiento al llegar a meta (San Silvestre de Barakaldo) y tenia que beber de una fuente del parque…también puedo hablar del día que nos cerraron las duchas en la Bilbao Night Marathon a las 22:15 cuando la carrera salia a las 21 y estas estaban a más de 10 minutos andando. Todas estas cosas, y muchas más, te van minando y hacen que sea una auténtica carga llegar en esos puestos, sobre todo cuando no puedes hacer más por tus limitaciones físicas…

Hay muchas soluciones para estas cosas, la primera es vigilar que se cumpla con todas las personas que participan, no se pide que den premios a l@s ultim@s pero sí que nos respeten en carrera con sí fuésemos delante, lo que implica tener los mismos avituallamientos, que no desmonten los recorridos mientras estamos en ellos (si hay tiempos de corte, yo jamás me he pasado uno, que retiren a l@s que no los cumplan que es algo más lógico que correr entre coches…también está el hecho de que, cuando te dan a elegir Talla de camiseta, respeten esa elección o no den opción, cuando en una carrera no se puede cumplir con el respeto a todas y todos, es mejor no hacerla porque pierde todo el sentido, como evento deportivo popular. Yo soy de la opinión de que Populares y Federad@s no deberían de correr en la misma categoría, por ejemplo…aunque esa es otra historia…

He estado en carreras donde me he sentido igual yendo delante o detrás, carreras como la San José de Villasana, El Memorial “Josito” de Llodio, la Arrasate-Oñati, La Zornotzako Jai lasterketa, Basauriko Herri Krosa, Arrigorriagako Herri Krosa o la Balmaseda – Zalla – Balmaseda (en la que encima daban premio a la última o el último clasificado) son ejemplos de ese respeto que digo, seguro que me me dejo alguna pero estas son las que me vienen a la cabeza (pido perdón por ello).

Con esto, creo que he respondido a todas mis propias preguntas del inicio. Había añadido la palabra Triatlones porque también los hago, he quedado última (respetando tiempos de corte) y nunca me ha pasado eso pero, sobre todo, porque este domingo en el Santander Triatlon Series de Getxo (no federado) si que, una vez más, se han incumplido todos y cada uno de los puntos que he descrito para poder dar el mismo mérito a quien puede estar arriba de las clasificaciones y a quien no puede. Si queréis saber un poco más sobre lo ocurrido ahí, os aconsejo este post de Begoña Beristain en su Blog Veterana B (http://blogs.deia.com/veterana-b/2017/10/16/el-ultimo-putxi/)

Personalmente, me queda claro que se puede premiar a l@s primeros en TODAS las carreras sin desmerecer a l@s últim@s, es solo cuestión de RESPETO.

2017-09-17 VII 10 Km de Castro Urdiales 1030.jpg

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s