LA VUELTA MÁS ESPERADA

Ayer estuve en la Balmaseda-Zalla-Balmaseda, una carrera de esas que a Ibon no le gustan (sé la terminó en 57:00) porque tiene cuestas y la semana pasada pude quitarme la espinita de la Santurtzi a Bilbao ya que había estado dos años apuntada y me había lesionado antes.

No voy a hablar de resultados ni de marcas porque eso está ya muy visto pero si voy a hablar de momentos, sensaciones y, sobre todo de gente.

La semana pasada estaba asustada y no era para menos. Se juntaban una doble cirugía de 8 horas casi hacia dos meses, la friolera de 2 kilómetros corriendo en esos mismos dos meses, 3 partidos de fútbol sala en 2 semanas y el hecho de no haber corrido más de 10 kilómetros desde hacía más de un año (15/06/2016 en Valencia) así que tenia miedo por todo pero esa espinita tenia que salir como fuera así que, ahí me planté, en esa salida del Polideportivo de Santurtzi con ese abrazo de Iñakitxu, esos momentos con Diana, Laura y Aitana para salir hacia Bilbo pensando en que esos 15,6 kilómetros no podían convertirse en un infierno, me costó, claro que me costó, decir lo contrario hubiera sido una gran mentira pero era llegar y ya está, demostrarme a mi misma que podía y que mi cabeza y cuerpo estaban preparados para eso así que, ahí al aparecí, en la Gran Vía de Bilbao, con los gritos de Diana, Aralar, Ana y la compañía inestimable de Laura para cruzar la meta y cumplir con el objetivo primordial de pasar por ese arco, ese día.

IMG-20171126-WA0065IMG-20171126-WA0069IMG_20171127_013321IMG-20171127-WA0010IMG-20171126-WA0052

La cosa no se quedó ahí porque, cuando allá por la primera semana de octubre estaba en el hospital decidí apuntarme a la Balmaseda-Zalla-Balmaseda no era para no correrla y mucho menos cuando Bea, una gran compañera del Club Atletismo Labegane que, a parte de conseguir podios, no lo olvidemos, tambien tiene ese gran corazón que la empuja a ayudar a quienes no podemos llegar donde ella llega y a apreciar ese gran esfuerzo que se hace desde atrás (perdón por ese penúltimo puesto que tu, sola, nunca hubieras hecho pero para mi vale oro).
Ayer fue un día inolvidable, con una carrera que no es moco de pavo (14 kilómetros con unos 6 picando para arriba) 5 grados de temperatura pero la tranquilidad de saber que esta llegada si iba a caer, no sólo eso, comprobé que podía ya bajar esas pulsaciones que antes se me resistían y, “tranquilamente”, llegar a meta en una compañía de lujo y con la calurosa bienvenida a la misma de Ibontxu y Maider, a los que me hizo mucha ilusión ver allí.

Estos 14 kilómetros de ayer van dedicados a una amiga que no está en su mejor momento pero que quiero un montón. No mencionaré su nombre porque se lo he prometido pero estoy segura de que ella ya lo sabe. Va por ti, amiga! ^_^

IMG-20171203-WA0009IMG-20171203-WA0004

Muchas gracias a Sergio y al Atletismo Bihotz Aratz por darme también la posibilidad de volver a esto mucho más respaldada, si cabe. Os prometo que intentaré estar a la altura 😉

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

w

Connecting to %s